Saltear al contenido principal
El Autoconocimiento, Un Aspecto Clave En La Elección Vocacional

El autoconocimiento, un aspecto clave en la elección vocacional

Conocernos es el primer paso para decidir con acierto sobre nuestro porvenir. De hecho, solo es posible identificar la orientación vocacional a partir de un análisis profundo de cómo somos, qué se nos da bien y qué nos entusiasma.

Más de un 30 % de los estudiantes abandonan su carrera profesional durante el primer año porque tomaron una decisión equivocada. Además, esto no ocurre solo con los universitarios. Muchos profesionales se dan cuenta también de que erraron al escoger su actividad y precisan dar un giro a su carrera.

¿Qué es el autoconocimiento y por qué es importante?

No hay dos personas iguales. Todos somos únicos, insustituibles y valiosos. Tanto es así que estamos llamados a conseguir grandes logros si aprendemos a escucharnos, reconocernos y ser consecuentes con nuestra identidad.

Por otra parte, la realización profesional procede fundamentalmente de tres pilares:

  • La vocación personal.
  • El ambiente de trabajo, humano y corporativo.
  • Los logros conseguidos.

Incluso cuando se dan los dos últimos puntos, desempeñar un trabajo ajeno a nuestra vocación se convierte en una llamada directa a la infelicidad. ¡Pasamos demasiadas horas trabajando para no hacer algo que nos gusta!

Por eso es determinante identificar cuál es nuestra vocación, con qué actividad profesional nos autorrealizamos de verdad. Pero ¿nos conocemos lo suficiente para reconocerla? La respuesta es… depende.

El autoconocimiento es imprescindible para conseguirlo. Consiste en reconocernos, establecer cuáles son nuestras particularidades, qué potencialidades y capacidades tenemos, cómo nos sentimos y qué nos emociona. También es fundamental descubrir nuestras carencias, nuestros defectos y nuestras debilidades.

Se trata de un proceso complejo y exigente que dura toda la vida, porque el cambio —en el mejor de los casos, la mejora— es permanente. Como cualquier otro conocimiento, la observación, la reflexión, el análisis, el estudio y la dedicación son imprescindibles. Por la dificultad de la materia y las propias limitaciones afectivas del ser humano, suele ser valioso contar con el apoyo de un profesional externo, objetivo y menos implicado, para descubrir esa realidad que nos caracteriza.

¿Cómo nos puede ayudar el coaching sistémico a conocernos mejor?

El coaching sistémico concibe al individuo como un sistema formado por realidades que actúan entre sí, porque están interconectadas. Cada acción o decisión que realizamos, y las que no, influyen en el resto.

Contar con un coach personal especializado en este campo es verdaderamente útil para iniciarnos, o profundizar, en ese autoconocimiento imprescindible no solo para alcanzar la realización profesional, también la personal.

El coaching, encarnado por la orientación personalizada que proporciona nuestro coach, se convierte en una guía y una referencia permanente para tomar mejores decisiones. Su principal influencia es modificar la visión de la realidad, liberarla de las miopías y los bloqueos emocionales que nos afectan y entender el cambio como una oportunidad de mejora, antes que como una complicación existencial.

Gracias a este enfoque, identificamos la vocación personal, reforzamos nuestras capacidades, iniciamos una carrera profesional acorde con nuestras auténticas preferencias y podemos iniciar un cambio laboral exitoso.

En conclusión, la orientación vocacional se convierte en una herramienta fundamental para ser felices y disfrutar con lo que hacemos. Contacta con nosotros y mejoraremos el futuro.

Volver arriba
Abrir chat